Transmiten valentía y valores en obras de teatro infantiles

En el marco del Día Mundial del Arte, la agrupación Mi vida en el arte, bajo la dirección de Alejandro de la Cruz, presentó las obras de teatro Morritz y el pequeño Mons y Malas palabras, en funciones que tuvieron como sede el auditorio de la Casa de Artes José Gorostiza.

A través de la actuación de Alondra Chi y Cecilia Goque se apreció la puesta en escena Morritz y el pequeño Mons, de Maribel Carrasco, donde la niña Morritz, quien está a un día de cumplir cinco años, se propone ir al baño ella sola por la noche, pero el miedo la hace dudar. Entonces con la ayuda del pequeño Mons, un personaje de su imaginación, enfrenta la realidad y juntos vencen el miedo a la oscuridad. 

Alondra Chi, se mostró encantada con su personaje y manifestó que el texto es muy noble, no hay doble sentido en alguna parte y es una comedia muy bonita. “Ya había querido hacer teatro infantil, porque creo que para las nuevas generaciones es muy importante que podamos consumir la cultura de nuestro país”, manifestó. 

Cecilia Goque indicó que es la primera vez que presentan la obra, cuyo mensaje muestra lo que la mayoría de las personas ha pasado en la infancia.  “Para mí fue un gran reto representar a Mons, pero lo vi como una oportunidad para enfrentarme a mí misma, ver qué puedo dar y qué puedo hacer”, aseveró.

En tanto, el monólogo infantil Malas palabras, de Perla Szuchmacher, con la actuación de Ángela Trujeque, muestra la historia de la escritora Flor, quien en una ocasión, a través de la animación de objetos cotidianos, decide contar una vivencia que marcó su infancia: enterarse que fue adoptada. 

La talentosa actriz expresó que este tema es difícil para las familias que deben decidir cuándo es el momento adecuado para confesar la verdad, o si es mejor guardar el secreto. 

Es una obra que no sólo habla de las verdades y las mentiras sino de las palabras, la forma en que Flor, de niña, por medio de esas buenas y malas palabras que investiga en un diccionario, logra llegar a un trasfondo de lo que es la adopción, explicó. 

“Me emociona mucho la obra. Cuando la ensayé nunca lloré, pero estando en el escenario lo hago por la emoción y creo que he logrado transmitir ese sentimiento. Varias personas me han comentado que las hice llorar porque les recuerda su infancia y eso es lo más importante, transmitir lo que siente el personaje”, afirmó Trujeque. 

La obra es apta para presentarse en las escuelas y está dirigida a todo el público. Por el momento planean montarla el sábado y domingo próximo, en el Encuentro de Teatro Infantil en la Ciudad de México.

Home Slide Show: 
1
Category Slide Show: 
0

About the Author